El arroz blanco enriquecido y el arroz integral de grano entero son básicos en muchos estilos de cocina, lo que demuestra que el sabor y la nutrición no tienen que sacrificarse cuando se sigue una dieta o si necesitas evitar el gluten.

Los carbohidratos complejos, como el arroz, suministran energía para alimentar tu cuerpo y cerebro.

Los granos integrales ayudan a reducir el riesgo de enfermedades crónicas como las cardíacas, la diabetes y ciertos tipos de cáncer.

REFERENCIAS: YouTube || KiwiLimón || Wikipedia

Resultado de imagen para arroz blanco

El arroz proporciona más de 15 vitaminas y minerales esenciales, incluido el ácido fólico, las vitaminas B, el potasio, el magnesio, el selenio y la fibra (arroz integral), así como el hierro y el zinc.

Las investigaciones muestran que las personas que consumen arroz tienden a tener dietas más saludables: comen más frutas y verduras, menos azúcar y grasas saturadas.

¿Quién sabía que todo esto podría estar en una sola porción de un arroz con leche dulce y saludable?

Y bueno, para hacer las cosas ahora interesantes ¿tienes idea de cómo hacer arroz con leche al puro etilo noruego?

Países como Noruega tiene un delicioso postre cremoso, salado y dulce y se sirve con una pizca de canela y arándanos secos que le da un toque especial.

Este postre noruego tradicional (risgrøt o risengrynsgrøt) generalmente se sirve para el almuerzo el día antes de Navidad.

Luego, las sobras se utilizan para hacer crema de arroz, es un postre hecho con gachas de arroz frías cubiertas con crema batida y salsa de frambuesa (o fresa).

Una almendra entera se oculta en el postre y la persona que la encuentra gana un dulce de mazapán en forma de cerdo.

¡Suena como una tradición divertida y festiva para tener con familiares y amigos! ¡La cultura noruega es tan genial!

En este sentido, es más sencillo que encuentres que el arroz con leche al estilo noruego sea el risgrøt o gachas de arroz.

Cómo hacer este postre noruego

Entra a KiwiLimón

Resultado de imagen para arroz blanco

Para comenzar, agrega ¾ de taza de arroz blanco y 1 taza y media de agua a una olla mediana y deja hervir. Luego baja el fuego, cubre la olla y hierve a fuego lento durante 10 minutos o hasta que se absorba toda el agua.

Agrega ⅓ de su leche, revuelve y cubre hasta que la consistencia de la papilla se espese.

Luego agrega un poco más de leche y cubre hasta que espese nuevamente.

Descubrí que la clave para hacer este paso correctamente era agregar un poco más de leche cada 5 a 10 minutos más o menos, y repetir hasta que esté suave el arroz.

Debería tomar entre 45 y 55 minutos usar toda su leche con este método escalonado (son 2 ½ tazas).

Finalmente, agrega una cucharada de cada uno de los siguientes ingredientes: una cucharada de mantequilla, una cucharada de miel, una cucharada de azúcar granulada y una cucharadita de sal.

Luego agrega dos cucharadas de extracto de vainilla y ¡revuélvelo!

Servir en cuencos cubierto con una pequeña porción de mantequilla, canela en polvo y sobre el risgrøt un poco de arándanos secos.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Pin It on Pinterest