Seguramente ya habrás escuchado sobre la diabetes… y puede ser que lamentablemente conozcas alguien cercano a ti o la padezcas tú.

Esta es una enfermedad que se está propagando de una forma alarmante… como una mancha silenciosa en todo el mundo.

Es un enfermedad que le puede dar tanto a hombres como a mujeres sin importar edad, raza o religión…

Puede ser que lo único que lo mantiene a distancia es cuando la persona lleva una serie de buenos hábitos al comer, dormir, hacer ejercicio y descansar, entre otros.

La diabetes mellitus (DM) representa varias enfermedades en las que los niveles altos de glucosa en sangre a lo largo del tiempo pueden dañar los nervios, los riñones, los ojos y los vasos sanguíneos.

La diabetes también puede disminuir la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones.

Cuando la diabetes no está bien controlada, es probable que se dañen los órganos y afecten el sistema inmunitario.

Los problemas de los pies comúnmente se desarrollan en personas con diabetes y pueden volverse serios rápidamente orillando a la persona a recurrir a algún tratamiento del pie diabético de forma inmediata.

Con daño al sistema nervioso, una persona con diabetes puede no ser capaz de sentir sus pies correctamente.

La secreción de sudor normal y la producción de aceite que lubrica la piel del pie están deterioradas.

Estos factores juntos pueden conducir a una presión anormal sobre la piel, los huesos y las articulaciones del pie al caminar y pueden provocar la rotura de la piel del pie.

Y es aquí donde las úlceras pueden desarrollarse.

El daño a los vasos sanguíneos y el deterioro del sistema inmune debido a la diabetes dificultan la cicatrización de estas heridas.

La infección bacteriana de la piel, los tejidos conectivos, los músculos y los huesos puede ocurrir.

Estas infecciones pueden convertirse en gangrena. Debido al escaso flujo sanguíneo, los antibióticos no pueden llegar fácilmente al lugar de la infección.

Y con frecuencia se observa que la mejor forma de dar solución l problema es a través de la amputación del pie o la pierna.

Si la infección se disemina al torrente sanguíneo, este proceso puede poner en peligro la vida.

Resultado de imagen para prevención diabetes

Para evitar esta situación es importante que una persona con diabetes tome conciencia de su situación para ayudarse a prevenir los problemas de los pies antes de que ocurran, reconocer los problemas de manera temprana y buscar el tratamiento adecuado cuando surgen problemas.

Aunque el tratamiento del pie diabético ha mejorado, la prevención, incluido un buen control del nivel de azúcar en la sangre, sigue siendo la mejor forma de prevenir las complicaciones diabéticas.

Una persona sana debe prender a conocer su cuerpo y estar alerta ante cualquier cambio, esto se intensifica mucho más en las personas con diabetes quienes deben aprender a examinarse los pies y a reconocer los signos y síntomas tempranos de los problemas del pie diabético.

También deben aprender qué es lo razonable para administrar la rutina de cuidado de los pies en el hogar, cómo reconocer cuándo llamar al médico y distinguir rápidamente cuándo un problema se ha vuelto lo suficientemente grave como para buscar un tratamiento de emergencia.

Aquí nuevamente la mejor arma es la prevención.

REFERENCIAS: YouTube || IMSS

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Pin It on Pinterest