Busca una aventura que te permita estar contigo misma

¿Te ha pasado que en ocasiones quieres “desparecer” por unos días e irte a descansar a un lugar donde nada ni nadie te moleste?
Y también ante esta sensación, por supuesto que deseas irte a un lugar donde además no le padezcas, quieres en cambio ser apapachado y no preocuparte de absolutamente nada, ¿cierto?

Afortunadamente existen muchos y muy interesantes lugares donde puedes vivir esta experiencia. En lo personal decidí escaparme unos días de todo el mundo, incluyendo familiares y amigos e ir a disfrutar de mi sombra.

Así sin más que una maleta en mi coche y sin realizar reservaciones en ningún lado me lancé a la aventura.

Llegué sin problemas a elegir entre alguno de los hoteles en Ixtapa todo incluido, ya que mi objetivo era justamente no moverme del lugar y buscar un estado camaleónico y mi instinto me llevó a este lugar frente al Pacífico.

De esta forma me instalé y me dispuse a vivir la experiencia de estar sin nadie conocido a mi alrededor.

Debo confesarte que a pesar de mi edad, nunca había hecho tal cosa. Me resultaba difícil el viajar sola, sin nadie con quien hablar.

Por lo que una vez instalada y con mi traje de baño bajé a conocer un poco del hotel, el cual tenía un ambiente familiar.

Fui directo a la playa, frente al mar y ya descalza en la arena comencé a conectarme con mi alrededor.

En esta posición me quedé un largo rato, observando el mar, disfrutando de sus colores, ondulaciones y pensando en su inmensidad.

Este tiempo de reconexión con la naturaleza me aterrizo a lo importante… yo.

Después de esta interesante experiencia comencé a caminar disfrutando de la arena en mis pies, sin pensar en que tendría que llegar a hacer de comer o enviar un correo electrónico o enfrascarme en el tránsito.

Tardé un largo rato en poder desconectarme de esos “deberes”, ya que la mente te juega el papel de la “responsabilidad” mas, poco a poco todos esos pensamientos se fueron diluyendo conforme veía la naturaleza que me rodeaba.

solaPor fin me decidí meterme en sus aguas y disfrutar del sol que aún bañaba el mar. Finalmente me quedé tumbada en la arena observando el atardecer.

Estas pocas horas que llevaba en mi aventura en solitario fueron de lo más reveladoras… donde no solo disfruté de mi entorno, sino que también estaba bien conmigo misma.

Era tal mi introspección que no me había dado cuenta de que ya era hora de cenar y mi estómago reclamaba lo suyo.

Así que me dispuse a darme un baño y bajar a cenar a uno de los restaurantes del hotel. Elegí uno que tenía vista al mar y me instalé en un balcón teniendo como marco el horizonte.

Este fue tan solo el primer día, cuando por fin llegué a descansar a mi habitación dormí como hacía mucho no lo hacía, sin presión de levantarme temprano, sin tener que hacer las mil y un tareas antes de salir de casa, incluyendo el desayuno.

El segundo día decidí visitar el lugar de Ixtapa y al otro día me aventuré en Zihuatanejo, ambos lugares ofrecen cosas especiales y diferentes. No me extenderé aquí porque da tema para varias páginas más.

Sin embargo, quiero compartirte que de todos los días que disfruté de mis días en solitario, el primero fue el más significativo, porque logré moverme, disfrutar del momento y de mi misma.

Ésta ha sido una experiencia muy reveladora para mí, y te la comparto para que busques hacer lo que a ti te haga falta experimentar.

El regreso a casa fue tranquilo y me recibieron con los brazos abiertos y yo… estaba feliz.

Continue Reading

Viajo sola

Desde pequeña me acostumbré a valorar y disfrutar la soledad. En parte se debió a las particulares circunstancias de mi familia. Siendo hija única y de madre soltera, gocé de lo que para mí eran privilegios especiales, desde temprana edad y cuando la mayoría de mis contemporáneos ni siquiera soñaban con ello; por ejemplo, quedarme sola en casa cuando no había clases y mi mamá tenía que trabajar; regresar sola de la escuela o traer encargos de las tiendas cercanas.

niña-perro

Algunas personas, de ésas que al parecer no tienen una vida personal muy interesante, cuestionaban a mi mamá por otorgarme responsabilidades que consideraban demasiado grandes para mi edad. Pero yo me sentía orgullosa precisamente por eso, pues sabía que si ella tomaba tales decisiones, era porque confiaba en mí.

Fue natural, por tanto, que al crecer, mis principales objetivos implicaran el mantener esa independencia y responsabilidad. Después de un tiempo trabajando, me fui a vivir sola –sin pareja ni roomie de por medio–; hacía las cosas que más disfrutaba, como ir al cine o a conciertos, con o sin acompañantes y cuando mi trabajo me orilló a ello –aunque después lo seguí haciendo por puro gusto–, empecé a viajar sola.

Lo más sorprendente, para mí, pero sobre todo para las personas con quienes he compartido mis experiencias, es que durante toda esa trayectoria de andar por mi cuenta, pocas veces me he sentido insegura. Es cierto que, desde pequeña, mi mamá me transmitió las que ella consideraba medidas básicas de seguridad; memorizar mi dirección y teléfono; aprender varias rutas para llegar a casa; no aceptar ofertas de extraños; no portar cosas de valor, menos aún de manera ostentosa y, algo básico en la Ciudad de México, mirar para todas partes antes de cruzar cualquier calle. Pero, más allá de observar con prudencia esos lineamientos, rara vez llegué a sentir la paranoia de desconfiar de todo y de todos.

La primera vez que comencé a preguntarme si no estaría siendo muy temeraria fue cuando viajé a Los Cabos en unas vacaciones. Una amable señora que iba en el asiento de al lado, en el vuelo de VivaAerobus, empezó a conversar conmigo; cuando le dije que iba de vacaciones sola, puso cara de asombro y comentó “¡Qué valiente!”. “¿Valiente?, pensé, si no voy al África o a Medio Oriente con los Médicos sin Fronteras; voy de vacaciones, con un paquete todo incluido”.

viajar-sola2

Más adelante, tuve la oportunidad de hacer varios viajes al extranjero, también sola; entonces los comentarios acerca de mi supuesta valentía, e incluso de mi atrevimiento, se multiplicaron. Yo seguía sin comprenderlos muy bien, hasta que otra mujer, a quien conocí en un recorrido por Madrid, me dijo que en su primera visita a esa ciudad, tuvo que salirse de un bar, pues unos hombres no paraban de molestarla porque iba sola. Y no era la tristemente clásica molestia de los que quieren “ligar”, sino que le cuestionaban que siendo mujer se atreviese a estar sola en un lugar a donde generalmente se iba con la pareja o los amigos.

Entonces comencé a pensar que la preocupación o admiración que manifestaban ciertas personas no se debía tanto a los posibles riesgos que corría cualquier individuo al viajar solo (como perderse o accidentarse y no tener a nadie que le ayude), sino al hecho de que viajara sola, siendo mujer. Confirmé lo anterior hace unos días, cuando leí en una revista de viajes, un artículo con consejos para las mujeres que viajan solas.

Lo que extraje de la lectura es que muchas de las recomendaciones no estaban orientadas a proteger de los peligros, sino de los prejuicios. Se sugiere investigar si en el país que se visita no está mal visto que las mujeres vayan sin acompañante; tratar de que no parezca tan evidente que se está sola; ser amable y atenta, para inspirar a que te protejan; en fin. Lo peor es que debí aceptar que, dadas las condiciones de nuestra sociedad, los consejos no eran tan insensatos.

No queda más que cuidarse y seguir trabajando para que la educación y la reflexión ayuden a erradicar ciertas ideas que no nos ayudan a mejorar. Entretanto, no conseguirán quitarme el gusto de viajar sola.

Continue Reading

¡Qué bonita familia!

Este fin de semana, en distintas ciudades de México, se llevarán a cabo marchas con la supuesta intención de abogar por la integridad de la familia, un concepto que creemos comprender, pero cuyos antecedentes, orígenes y valores a veces damos sólo por supuestos.

Personalmente, creo que en estos momentos, cuando los mexicanos deberíamos unirnos frente a un sistema que parece apoyar más a quienes nos denigran que a sus propios ciudadanos, manifestaciones de intolerancia como éstas provocan justo lo contrario a lo que necesitamos; fragmentar y descomponer el de por sí dañado y vulnerable tejido social de nuestro país.

Defiendo que cada persona elija el estilo de vida que pueda llevarlo más cerca de la realización y que defina los valores en los que quiere formar a los suyos. Lo que no considero en modo alguno adecuado es que cuestiones personales como las creencias y preferencias se vuelvan objeto de imposición, en vez de ser algo que defina la individualidad e inspire la tolerancia.

Más que adoctrinar a los niños y jóvenes en la idea de que sólo existe una forma válida de convivir, desarrollarse o amar, deberíamos educarlos en el respeto y la paz. Esto, con base en las ideas de filósofos y activistas como William Soto Santiago, consiste en que ante cualquier situación o paradigma distintos de los nuestros, primero se trate de comprender, luego se busque la empatía o la conciliación, y si esto no es posible, se tenga la capacidad de mostrar tolerancia y respeto e incluso se defienda el derecho del otro a pensar y ser diferente (como se ha resumido la filosofía de Voltaire).

También considero que una auténtica iniciativa para defender algo, sea una idea, una postura política o una forma de vida, debe partir de la comprensión más profunda que pueda tenerse de las mismas. En el caso que nos ocupa, quienes dicen abogar por los intereses y valores de “la familia”, deberían conocer los orígenes y el desarrollo histórico de dicho concepto y entender que aquello que defienden no es un paradigma universal, sino la manifestación de una determinada etapa evolutiva de la estructura familiar, influida por ideas religiosas, políticas e incluso económicas.

El ser humano, desde sus orígenes y como la mayoría de las especies animales, se ha organizado en grupos, para hacer frente al reto de la supervivencia. Siendo una de las especies más vulnerables, en lo que se refiere a sus características fisiológicas, el homo sapiens encontró la forma de abrirse camino en la escala de la evolución, a partir de dos recursos fundamentales, el uso del intelecto y la unión con sus congéneres.

En este sentido, la primera estructura familiar de la que podemos hablar, y la más apegada a la naturaleza, no es la del matrimonio entre hombre y mujer con “todos los hijos que Dios les dé”, sino el grupo de seres humanos, unidos seguramente por diversos lazos consanguíneos, pero también por factores como la proximidad o la presencia en un mismo territorio, que suman fuerzas y habilidades para protegerse de un entorno amenazante y peligroso.

diversidad-familias

La idea de familia más cercana a la que hoy conocemos, fundada en actos legales como el matrimonio, surge junto con nociones como la de propiedad. Los hombres comienzan a preocuparse por cuestiones como tener mujer e hijos legítimos, cuando empiezan a reclamar ciertos bienes como propios y descubren que la única manera de perpetuar su posesión es dejarla a quienes constituyen una extensión directa de sí mismos, es decir, a su progenie. Ahora bien, como las riquezas y bienes se devaluarían, si se les dividiera entre todos los hijos que podía llegar a tener un hombre, fue necesario distinguir a una de las muchas concubinas posibles como esposa y a la descendencia que se tuviera con ella como familia.

Bien podemos ver que esta estructura familiar, que todavía sobrevive en muchos sectores, nada tiene qué ver con el amor, la bondad, las virtudes y otras cosas que los defensores de la familia tradicional dicen exaltar. De hecho, tales cualidades surgen cuando los intereses económicos empiezan a dejarse de lado y se desarrolla el interés por compartir la vida con alguien más. Esas personas a las que se quiere, respeta y cuida, no con la intención de transmitirles un legado, sino porque se les aprecia como individuos, constituyen la auténtica familia afectiva.

Continue Reading

El nuevo Cortejo

El modo de cortejar a una posible pareja ha cambiado dramáticamente en las pasadas tres décadas, ya que el hombre y la mujer caminamos a través de la misma línea y hacia el mismo lugar en todos los aspectos.

El día de hoy los roles que juagaban el hombre y la mujer han cambiado de una manera un tanto brusca y violenta, algo que todavía puede ser confuso para muchos hombres en muchos lugares del mundo, particularmente en el lejano oriente y en el oriente medio.

Hay muchas personas indignadas con este cambio social, ya que afirman que los papeles del hombre están pasando a la mujer y viceversa, algo que en lo personal no me parece acertado.

mensajes-para-cortejar-a-un-hombreDesde mi punto de vista, los roles no se han invertido, simplemente se han mezclado, dando fruto a un nuevo rol para ambos sexos, uno que conlleva un grado bastante  más alto de responsabilidad para los dos.

Sin embargo, el hecho de que exista este nuevo orden social no significa de ninguna manera que un hombre tiene que dejar de ser un hombre y una mujer dejar de ser una mujer.

Ambos sexos deben saber caminar en esta nueva superficie y debemos de hacerlo con honor, dignidad y responsabilidad.

Es un hecho que a varias personas se les puede dificultar el cortejar a sus respectivas parejas potenciales, debido a que ahora, sobre todo los hombres, no saben qué ofrecer, no porque no tengan nada que dar, sino porque no saben qué querrá la mujer.

Si eres uno de estos individuos, no debes preocuparte, ya que no estás solo y muchos hombres están en tu situación y además aquí encontrarás la solución para saber dónde estar parado, qué ofrecer y qué esperar.  Para entender cómo acercarnos a este nuevo modelo de mujer, debemos saber a quién nos estamos acercando y qué es lo que quieren.

El nuevo modelo de mujer es una cuya ambición y apetito de éxito es enorme, ya que por lo general las mujeres de hoy y las mujeres en general siempre han sido seres muy dedicados, lo que significa que el nuevo modelo de mujer es una combinación de hambre, éxito y sobre todo altos niveles de energía. Y es que se requiere un supremo esfuerzo para desarrollar una carrera, lograr el éxito laboral, cuidar a una familia y darse tiempo para sí, cuidándose con una depilación láser o consintiéndose con una sesión de spa.

Como es natural, la mujer, a modo de poder cumplir sus sueños, lo último que necesitara será un obstáculo más de los que ya tiene, lo que significa que el hombre en su vida debe de ser un viento que sople en sus velas para impulsar a su barco y no ser una contracorriente que detenga y fatigue a su buque.

La manera de hacer esto es tener la misma ambición, energía y hambre que ella tiene, combinado con un buen y sólido poder de toma de decisiones.

Otra carta que debes tener bajo tu manga es una buena habilidad de manejar tus emociones, lo que te permitirá actuar con fibra y garra en contra de las adversidades que inevitablemente la vida trae consigo, así como aquellas que se interpongan entre  tú y tu meta.

Continue Reading

Mujeres de Izquierda

Bienvenidos a este comienzo de Mujeres de Izquierda donde tendremos a diferentes mujeres del medio, a las chicas las iras conociendo poco a poco y cada vez mas conforme pase el tiempo y suban el contenido, ellas hablaran de temas relacionados a negocios, política desde una perspectiva femenina, moda, estilo de vida, salud entre muchas otras cosas, te invitamos a que nos sigas y disfrutes de cada uno de los temas.

Todos los temas a discutir en este blog serán de estilo casual para saber mas del tema, consultarlo con los profesionales, para que le den un punto mas especifico a lo que nosotros le podemos ofrecer.

Esperemos que este comienzo no tenga fin

Continue Reading